Los animales no son payasos…. Conoce los países que terminaron con los circos

Cada día que pasa el debate por mantener el negocio de los circos vivo o luchar por el bienestar de los animales se hace más latente. Miles de personas han puesto todos sus esfuerzos en pelear contra esta ideología de tener a los animales encerrados porque tenerlos por diversión es algo realmente perverso. Por si no lo sabes, utilizarlos para realizar acciones en contra de su naturaleza constituye un maltrato claro porque si reemplazamos a una persona por uno de ellos, quedará clarísimo que es inhumano.

elefantesatayde

Muchos de ellos mueren no solo por cansancio, las condiciones del ambiente en donde viven son terribles y como se entrenan con latigazos y cuerdas las marcas pueden infectarse. Pasan la mayoría del tiempo encerrados en jaulas muy pequeñas y cuando viajan a otra ciudad tienen que permanecer días en cajas sin luz. Estos camiones además de ser sucios proporcionan altas temperaturas que pueden llegar a matarlos.

2__ringling

Los animales en cautiverio sufren de problemas sicológicos debido al estrés: los comportamientos clásicos son el dar vueltas de un extremo al otro de la jaula por horas, menear la cabeza y la auto-mutilación (hacerse daño a sí mismos).

Según Peta Latino hay varios países que se han dado cuenta de esta horrible realidad y han decidido terminar con el abuso de animales en los circos. Algunos de ellos son Argentina (sólo Buenos Aires y Mendoza), Chile (solo Santiago), Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y el Salvador, pero todavía faltan muchos por integrarse a este movimiento.

protesta-circo-pag-7-1

Incluso hay lugares como Francia que optaron por dar otro paso adelante al promulgar una ley que explica que los animales también tienen sus derechos, al igual que nosostros.Todos somos seres vivos y lo más importante es que nadie debe transgredir nuestras libertades.

Peta Latino quiso compartir un video que muestra cómo es para los animales vivir en un circo y esta es la desgarradora historia de Karen, una elefanta. La mejor forma en que puedes ayudarla es negándote a verla, así que por favor no asistas a circos que usen a animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *