5 errores que puedes estar cometiendo al entrenar a tu perro

¿Te frustra que los esfuerzos para entrenar a tu mascota no están funcionando? Cuando le dices a tu perro que haga algo, o simplemente ¿Brinca como loco por todos lados o se queda sentado viendote con esa cara de no entender? Antes de dudar sobre la inteligencia de tu mascota, seria mejor que te eches un vistazo en el espejo, podría ser que estés cometiendo los siguientes errores al momento de entrenar a tu peludo.

Error #1: Dependencia a la Recompensa

¿Tu peludo solo hace caso si tienes comida en la mano? Puede ser que le hayas enseñado esto accidentalmente. Usar recompensas para convencer a tu mascota a tener ciertos comportamientos puede ser una manera efectiva de entrenar. Solo necesitas saber cuando parar de utilizarlas al momento de que tu peludo entienda el comportamiento. De no ser así, tu y tu mascota puede quedar dependientes de las recompensas.

Por ejemplo, sostienes una galleta y la utilizas como un imán moviéndolo entre los ojos de tu mascota hacia la parte trasera de su cabeza. El sigue la galleta y se sienta, luego le das la recompensa, excelente! Pero si sigues con este patrón tu peludo podría terminar esperando a ver si tienes una galleta en la mano antes de responder. En vez de hacer esto, repite el entrenamiento unas pocas veces con la galleta y luego has exactamente el mismo movimiento sin ella. Esto no es para engañar a tu mascota, el puede oler que no tienes una galleta en la mano. Simplemente le estas enseñando un comando con las manos. Así que lo recomendable en este caso es hacer el movimiento con la mano vacía y al momento que tu peludo se siente, entonces lo recompensas. La galleta no se esta utilizando como un imán si no como una verdadera recompensa.

Error #2: Saltar pasos

Las mascotas aprenden gradualmente con pequeños pasos. Muchos dueños de mascotas fallan cuando hacen grandes saltos en la enseñanza de sus mascotas esperando que ellos lo pueden seguir a la misma velocidad. Por ejemplo, entrenas a tu mascota para que venga a ti cuando lo llamas, utilizando una correa de 3 metros. Un dia, tu peludo se escapa de casa y lo llamas para que venga pero no funciona, lo que resulta en una persecución de policías y ladrones.

En este caso, hemos practicado el llamado utilizando la correa en un ambiento de entrenamiento controlado, pero sin agregar pequeños pasos, no puedes esperar que tu mascota regrese al llamado cuando esta sin su correa y sin los limites del ambiente controlado. Para esta situación, deberías utilizar pasos intermedios en tu entrenamiento. Por ejemplo, una correa mas larga, entrenar en ambientes diferentes y agregar distracciones. En conclusión, cuando quieras entrenar a tu mascota, divide el proceso de enseñanza en pequeños pasos para un mayor éxito.

Error #3: Dar muchas señales o señales mezcladas

Una de las cosas mas difíciles para los entrenadores de mascotas dar una orden una sola vez. Hacer varios llamados esta bien, al menos que quieras que tu mascota responda por primera vez a algo que tu le pidas. Si entrenas a tu mascota utilizando una y otra vez un llamado, entonces tu mascota se acostumbrara a que tienes que escuchar ese comando repetidas veces antes de responder. Para evitar esto, enséñale la acción a tu mascota (como en el ejemplo del Error #1), luego agrega el llamado. Dilo solo una vez y se paciente, dale a tu mascota un minuto para responder. Si se ve confundido o simplemente no hace la acción, regresa y practica un poco mas la acción a ensenar antes de agregar el llamado. Hay otro error común que estaría confundiendo a tu peludo. Los perros son extremadamente observadores de tu comportamiento y lenguaje corporal. Ellos ven tus manos, tus pies y tu cuerpo entero. Ellos prestan mas atención a tus movimientos corporales que a tus comandos verbales. Esto significa que podríamos estar ensenando a nuestra mascota un comando diferente al deseado. Por ejemplo, cuando hacemos el llamado a nuestra mascota para que venga a nosotros inclinamos también nuestro cuerpo. Un día, al hacer el llamado no inclinamos nuestros lo que resulta que no venga. El no se esta haciendo el tonto, si no que no recibió el mismo comando que aprendió originalmente.

Cuando entrenamos a nuestra mascotas, tomemos en cuenta nuestro lenguaje corporal. ¿estamos entrenando claramente? ¿minimizando las señales? ¿ usando las mismas señales cada vez? Si no, entonces estaríamos confundiendo a nuestro peludo.

Error #4: Recompensar comportamientos no deseados

¿Le estamos dando a nuestra mascota señales mezcladas? , ¿Lo dejamos saltar sobre nosotros, pero lo reganamos en otras ocasiones cuando lo hace?, ¿ Intentamos entrenarlo para que camine correctamente con la correa pero en otras ocasiones le permitimos que nos jale? Si es asi, entonces estamos “recompensando” comportamientos que no queremos o deseamos, lo que significa que ese comportamiento seguirá mostrándose. Nuestra mascota no hará esa acción constantemente al menos que le demos señales consistentes.

Error #5: Esperar que  haga caso sin importar lo que pasa a su alrededor.

Es difícil darnos cuenta que no siempre somos el centro de atención de nuestra peludo. Nos puede molestar algunas veces que el se vaya de repente a oler algo estamos con el, pero esto es normal. Los perros pueden oler y escuchar cosas que nosotros no. Nosotros competimos con muchas en el ambiente que llaman la atención de nuestro peludo.
Pero esto no quiere decir que no podamos captar la atención de nuestro peludo a pesar de las distracciones del ambiente. Solo necesitas entrenarlo. Trabaja en ambientes silenciosos primero. A medida que tu mascota aprende, gradualmente aumenta las distracciones para que el pueda hacer caso a pesar de las tentaciones alrededor de el.

Recuerda que nuestras mascotas no nacieron para entender nuestra metas. Tenemos que enseñarles lo que queremos. Y recuerda, mientras mejores maestros seamos, mejores alumnos serán nuestras mascotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *